La Fundación Ecomabi se encuentra dentro de las instituciones asociadas al proyecto "Santiago Cerros Isla; Diseño de Propuestas para la Gestión Ambiental Sustentable de los Cerros Isla como Parques Urbanos".

Este proyecto interdisciplinario que es liderado por la escuela de Arquitectura y la Facultad de Agronomía de la Pontificia Universidad Católica de Chile, y donde la Fundación Ecomabi y el Grupo santiago Cerros Isla colaboran activamente, tiene como objetivo generar una propuesta de política pública que permita transformar más de 4.000 hectáreas de aréas verdes no consolidadas, en verdaderos parques urbanos de nivel mundial. El proyecto se ejecutará durante el año 2012 y sus resultados serán publicados a comienzos del 2013.

El pasado jueves 2 de febrero fue el día mundial de los humedales y como tal la fecha perfecta para que se realizara el lanzamiento del proyecto “Plan de Gestión Ambiental para la Conservación y Uso Sustentable del Sitio Prioritario Humedal Desembocadura Río Quilimarí”.

En una ceremonia que contó con la presencia de autoridades de la Municipalidad de Los Vilos, miembros de la fundación ECOMABI, amigos, vecinos y residentes de Pichidangui, se dio inicio a este importante proyecto que tiene como objetivo sensibilizar a la comunidad sobre la importancia de la conservación del recurso hídrico para la viabilidad de sus ecosistemas asociados.

Leer más: Lanzamiento de Proyecto FPA para la recuperación del Humedal Desembocadura Río Quilimarí

(Noticia publicada originalmente en diario La Segunda on-line el viernes 5 de marzo bajo el título "Los efectos del Tsunami podrían haber sido menores con más regulación medio ambiental, según especialista")

Según el Biólogo y Magíster en Recursos Naturales de la Universidad Católica y presidente de la Fundación para la Conservación y Manejo Sustentable de la Biodiversidad (Ecomabi), Ignacio Fernández Chicharro, los efectos del Tsunami que ocurrió la madrugada del sábado en las costas chilenas pudieron haberse visto agravados producto del relleno de humedales para desarrollos urbanos y de la degradación histórica que han sufrido los bosques costeros que originalmente cubrían parte de las zonas litorales de las regiones afectadas.

En Chile ha sido una práctica común que históricamente parte de los humedales costeros hayan sido rellenados para generar terrenos para ser urbanizados. A juicio de Fernández este hecho aparte de generar serios impactos sobre la biodiversidad de los humedales, también puede poner en riesgo la vida de las personas que habitarán los sectores rellenados, ya que producto del alto nivel de las capas freáticas y sumado a la ocurrencia de fenómenos telúricos como el ocurrido el sábado pasado, dichos terrenos pueden sufrir la licuefacción de los suelos, lo que puede traer serias consecuencias sobre las estructuras allí construidas. Además los humedales son normalmente inundados por el mar durante algunas ocasiones en el año, por lo que frente a un maremoto, probablemente el mar encuentre en dichos terrenos rellenados una ruta natural para introducirse tierra adentro, lo que puede aumentar severamente el impacto de la inundación sobre las vidas humanas, concluye Fernández.

En ese sentido el Biólogo, que en los últimos 4 años se ha dedicado a estudiar los conflictos entre biodiversidad y asentamientos urbanos, señala que es de suma importancia comprender el rol que los humedales pueden jugar en el control de episodios críticos de inundaciones, del mismo modo que se debería tener en cuenta que los bosques costeros nativos (hoy casi inexistentes por la deforestación) podrían haber actuado como una barrera para mitigar la fuerza de las olas.

Fernández cree que es necesario realizar esfuerzos por compatibilizar el desarrollo urbano con la protección de nuestro patrimonio natural y con la calidad de vida de las personas. "Quizás si hubiéramos tenido una planificación urbana que restringiera el desarrollo de inmuebles sobre zonas inundables y hubiéramos hecho esfuerzos por restaurar los bosques costeros, hoy en día estaríamos lamentando menos muertes", finaliza el Biólogo.